• Авторизация

  • Поиск

    Найти на сайте: параметры поиска

Разделы

Случайная картинка

A Cristo le exigen pruebas

Автор
Опубликовано: 472 дня назад (7 мая 2016)
0
Голосов: 0
Para conseguir la vida verdadera hay que renunciar a la vida carnal. La vida carnal es el sustento de la vida verdadera. La enseñanza de Jesús consiste en renunciar a la vida carnal para recibir la vida verdadera.

Comenzaron los fariseos y los hombres sabios a preguntarle a Jesús: bueno, tú dices que hay que renunciar a la vida carnal y a todos sus placeres para recibir la vida verdadera y ¿cómo lo demuestras? Y Jesús dirigió un gemido de lástima hacia esa gente. El hecho de que le hayan pedido pruebas es una muestra de que ellos no le comprendieron.

Y él dijo: la gente quiere pruebas, pero no se les puede dar pruebas. Y él le dijo a la gente: — ¿Qué pruebas carnales quieren ustedes sobre la vida no carnal? ¿Acaso ustedes tienen pruebas de todo aquellos que conocen ustedes? Mirando el rojo crepúsculo vespertino usted supone que por la mañana hará buen tiempo, pero cuando por la mañana está nublado, usted supone que lloverá. Usted no tiene pruebas, pero usted juzga sobre esto por el aspecto del cielo y usted sabe juzgar. ¿Por qué ustedes no juzgan sobre sí mismo de un modo tan preciso? Si ustedes juzgaran sobre sí mismo de un modo tan preciso como sobre los indicios del tiempo, ustedes supieran con igual certeza que al igual que después que sopla el viento del oeste llueve, es igual de cierto que después de la vida temporal viene la muerte. Y por eso no puede haber para ustedes otra prueba de la veracidad de mi enseñanza, sino la propia enseñanza.

No puede haber pruebas de la comprensión. La reina del Sur no fue a donde Salomón a pedirle pruebas, sino para escuchar sus sabidurías. Los ninivitas no le pedían pruebas a Jonás, sino que escuchaban su enseñanza y se dirigieron a la gente y le dijeron que lo tenían que hacer y no pedir pruebas. Después de estos, los judíos intentaron condenar a muerte a Jesús, y Jesús se marchó a Galilea a vivir con sus familiares.

Llegó la fiesta judía de las Chozas. Y sus hermanos que pensaban ir a las fiestas, le dijeron que no se quedara allí. Ellos no creían en la doctrina de Jesús y le dijeron: — Tú dices que servir a Dios como lo hacen los judíos es incorrecto y que tú sabes cómo servir a Dios verdaderamente, pues bien, vamos con nosotros a la fiesta, allí habrá mucha gente y podrán anunciar ante todos que la Ley de Moisés es incorrecta. Si no te creen, entonces tus discípulos verán que no tienes la razón. ¿Entonces, para qué ocultarse? Tú dices que nuestra forma de servir a Dios es incorrecta, que tú sabes la forma verdadera de servir a Dios, entonces enséñasela a todos.

Y Jesús les dijo: para ustedes hay una época especial y un lugar para servir a Dios. Yo siempre y por doquier sirvo a Dios. Esto es lo que le enseño a la gente, que su forma de servir a Dios es incorrecta y que por eso me odian. Vayan ustedes a la fiesta y yo iré cuando se me ocurra.

Y los hermanos se marcharon y él se quedó y fue a la fiesta más tarde, cuando la fiesta estaba por la mitad. Y los judíos se cortaron porque Jesús no consideraba su fiesta de ellos y no vino y mucho discutieron sobre su enseñanza: unos decían que él decía la verdad, otros decían que él sólo cortaba al pueblo. Cuando la fiesta estaba por la mitad, Jesús entró en el templo y comenzó a explicarle a la gente que la forma en que ellos servían a Dios era incorrecta, que a Dios no había que servirle en el templo o con víctimas, sino en el espíritu y con los hechos. Todos le escuchaban y se sorprendían por su sabiduría.

Y Jesús, al escuchar que ellos se sorprendían por su sabiduría, les dijo: mi sabiduría consiste en que yo enseño lo que yo sé de mi Padre. Mi doctrina consiste en cumplir con la voluntad del espíritu que me da la vida. Aquel que hace esto sabrá que es verdad, porque él no va a hacer lo que a él le parece bueno para el espíritu que vive en él. Su ley de Moisés no es una ley eterna, y los que la siguen no cumplen la ley eterna y hacen el mal y engañan. Yo les enseño a ustedes a cumplir una voluntad y en mi enseñanza no puede haber contradicciones. (Issued for zolausa.info). Y su ley escrita de Moisés está llena de contradicciones. Yo no les doy una ley semejante en la que el hombre se pone por encima de todos los ordenamientos y en sí mismo encuentra la ley. Y muchos dijeron: no obstante, dijeron que él es un profeta falso, sin embargo, él condena la ley y nadie le dice nada a él. Puede ser que él sea realmente verdadero, puede ser que los jefes le hayan reconocido. Sólo no creo en una cosa: se dijo que cuando venga el enviado de Dios nadie sabrá de dónde es él, pero nosotros le conocemos y sabemos de dónde es y conocemos a toda su familia.

El pueblo seguía sin comprender su enseñanza y buscaba pruebas exteriores. Entonces Jesús les dijo: — ustedes me conocen, saben de donde yo soy carnalmente, pero ustedes no saben de dónde soy espiritualmente. Así son las cosas, ustedes no saben de parte de quién provengo espiritualmente y a ése es al único que hay que conocer. Si yo dijera que soy Cristo, ustedes me creyeran como persona y no creyeran al Dios que llevo dentro de mí. Yo estoy aquí entre ustedes por un corto tiempo de mi vida mostrándoles el camino de la salvación, la forma de regresar a la fuente de la vida de donde he venido yo. Y ustedes me piden pruebas y quieren condenarme. Si ustedes no conocen este camino, entonces cuando yo ya no esté ustedes no lo encontrarán de ningún modo. No hay que condenarme a mí, lo que hay que hacer es seguirme. El que haga lo que yo diga sabrá si es verdad lo que yo les digo a ustedes. Aquel para quien la vida carnal no mantiene el espíritu, aquel que no busca la verdad como el sediento quiere agua, ese no puede comprenderme. Aquel que tiene ansias de la verdad, pues que se acerque a mí y que beba. Y aquel que crea en mi enseñanza, pues que reciba la vida verdadera, este recibirá la vida espiritual.

Y muchos creyeron en su enseñanza y dijeron: lo que él dice es la verdad de Dios. Otros no le comprendían y todos buscaban pruebas en los profetas de que él estaba enviado por Dios. Y muchos discutían con él, pero nadie podía impugnarle.

Los fariseos y los sabios enviaron a sus ayudantes a que compitieran con él, pero éstos regresaron a donde ellos y dijeron: no podemos hacer nada con él. Ninguna persona ha hablado nunca como él. Entonces los fariseos dijeron: — esto no quiere decir nada que no podamos impugnarle nada y que el pueblo cree en su enseñanza. Nosotros no creemos y ninguno de los jefes le cree. El pueblo es maldito, siempre es tonto e inculto.

Y dijo Jesús a los fariseos: no pueden haber pruebas de la veracidad de mi enseñanza al igual que no puede haber iluminación de la luz. Mi enseñanza es la luz verdadera, aquella luz con la que la gente ve lo que es bueno y lo que es malo y por eso es imposible probar mi enseñanza: ella demuestra todo lo demás. El que me siga no estará en la penumbra y éste tendrá la vida. La vida y la luz son lo mismo.

De todos modos los fariseos le exigieron pruebas de la veracidad de su enseñanza y le dijeron: tú eres el único que dices eso. Y él les respondió: si yo soy el único que lo dice, de todos modos tengo la razón, pues yo sé de donde vine y a donde voy. Según mi enseñanza la vida tiene un sentido, según su enseñanza, la vida no lo tiene. Además, no soy el único que profeso, pues mi Padre -el espíritu-, también profesa lo mismo. Pero ustedes no lo conocen y de este modo se demuestra la falsedad de su enseñanza. Ustedes no saben de donde procede su vida y quién es el Padre de su vida de ustedes. Ustedes no saben de dónde son ustedes b adónde van. Yo les guío y ustedes en lugar de seguirme, analizan quién soy yo y por eso no pueden llegar a la salvación y a la vida hacia donde yo les llevo. Y ustedes sucumbirán si se quedan en este equívoco y no me siguen.

Y los judíos preguntaron: — ¿Quién eres? El dijo: — yo no soy nadie en especial, como persona no soy nadie, pero soy más importante que todo y le digo una cosa: soy el camino y la verdad, soy la comprensión. Y cuando usted convierta al espíritu de su hijo humano en su Dios, entonces sabrá qué soy yo, porqué profeso y hablo no en nombre propio como persona, no profeso aquello que me enseñó el Padre, yo enseño lo que yo hablo. Sólo aquel que respeta la comprensión, aquel que cumple la voluntad de Dios, sólo aquel puede ser enseñado por mí.

Para comprender la verdad hay que hacer el bien. El que hace el mal ama la penumbra y va hacia ella; el que hace el bien va a la luz. Y por eso para comprender mi enseñanza ha que hacer el bien. Aquel que hace el bien conocerá la verdad, estará libre del mal y de la muerte, pues cualquiera que se equivoque se hace esclavo de su ignorancia. Y al igual que el sirviente no siempre vive en casa de su amo y el hijo del amo siempre está en la casa, el hombre, si se pierde en la vida y se hace esclavo de su ignorancia, no vive siempre y muere.

Sólo aquel que está en la verdad siempre vivirá. La verdad no consiste en ser sirviente, sino en ser hijo. Así que si ustedes se van a equivocar, entonces serán sirvientes sin libertad y se morirán. Y si ustedes van a estar en la verdad, entonces serán hijos libres y estarán vivos.

Ustedes dicen que son hijos de Abraham y que ustedes conocen la verdad, pero ustedes me quieren matar porque yo les digo la verdad. Abraham no lo hacía así. Si ustedes quieren hacerlo, es decir, matar a una persona, entonces ustedes no son hijos del Padre de Dios y ustedes no le sirven, ustedes sirven al padre propio. Ustedes no son hijos de mi mismo Padre, ustedes son sirvientes de la ignorancia e hijos de ésta. Si nosotros tuviéramos el mismo padre, entonces ustedes me amarían porque yo también salí del Dios. Yo no nací de mi mismo, yo también salí del Dios. Yo no nací de mi mismo, yo también salí del Dios, pero de estas palabras ustedes no comprenden y no tienen cabida para mi punto de vista.

Si yo he salido del Padre y ustedes son del mismo Padre que yo, entonces no pueden desear matarme. Si ustedes desean matarme, entonces no somos del mismo Padre. Yo he salido de Dios y ustedes han salido del diablo. Ustedes quieren disfrutar de las mismas lujurias que su padre de ustedes, el siempre fue asesino y calumniador; la verdad no está en él. Si él al hablar lo hace como el diablo, entonces habla en su nombre propio y no en nombre de todos, y él es el padre de la calumnia y de la ignorancia. Por eso todos los sirvientes de la ignorancia son también sus hijos. Ya ve lo fácil que es impugnarles a ustedes en la ignorancia. Si yo soy un ignorante, entonces acúsenme, pero si yo no soy un ignorante, entonces, ¿por qué ustedes no me creen?

Y comenzaron los judíos a reñirle y dijeron que él era un rabioso. Él dijo: yo no soy rabioso, pero respeto al Padre y ustedes quieren matarme a mí, hijo del Padre; esto quiere decir que ustedes no son hermanos míos, que ustedes son hijos de otro Padre.

No soy yo quien afirma que tengo la razón, pero la verdad habla por mí. Y por eso les repito: aquel que comprenda y complete mi enseñanza no verá la muerte. Y los judíos dijeron: ¿acaso nosotros no decimos la verdad de que tú eres un samaritano rabioso? Tú mismo te delatas.

Los fariseos murieron, Abraham murió y tú dices que el que cumpla tu enseñanza no verá la muerte. Abraham murió, y tú, ¿no morirás? ¿O tú eres más que Abraham? Los judíos continuaban pensando si Jesús de Galilea era un fariseo importante o no y se olvidaban de todo lo que él les dijo que él no dice nada sobre sí como persona, pero que habla sobre el espíritu de Dios que estaba dentro de él. Y Jesús dijo: no me hago pasar por nadie; si yo hablara sobre sí, sobre lo que me parece, entonces todo lo que yo dijera no tendría ninguna importancia, pero existe aquello que es el principio de todo lo que usted llama Dios y precisamente sobre él es que yo hablo. Y ustedes no conocían y no conocen al verdadero Dios, pero yo lo conozco. Y no puedo decir que no lo conozco. Sería un mentiroso igual a ustedes si yo dijera que no lo conozco. Yo lo conozco, conozco su voluntad y la cumplo. Abraham es su padre sólo porque es santo, ya que vio y se alegraba por mi comprensión.

Los judíos dijeron: todavía no tienes 50 años, ¿cómo podías haber vivido cuando vivía Abraham? Él dijo: antes de que Abraham viviera, vivía yo, aquel “yo” sobre el cual les hablo, era el entendimiento. Los judíos cogieron unas piedras para darle una paliza, pero él se escapó.

Y de nuevo Jesús enseñaba al pueblo b decía: Soy la luz del mundo. El que me siga no andará en las tinieblas y tendrá la luz de la vida. Si la persona no ve la luz, no son culpables ni sus padres ni él mismo, pero si la luz está en él nuestra obligación en la vida consiste en alumbrar a otros.

Mientras estemos en el mundo, nosotros somos la luz del mundo. Si vemos a las personas que carecen de luz, entonces les damos luz de la misma fuente que nos produjo a nosotros. Y si la persona ve la luz, entonces cambiará de manera tal que nadie podrá conocerle. La persona continúa siendo la misma persona. Pero la diferencia que se forma es que al saber que es hijo de Dios, él recibe la luz y ve lo que él no veía antes. La persona que no veía la luz y que la ha visto no puede decir nada sobre si esto es justo o no, de que él ha despertado, él sólo puede decir: yo he transformado, me he convertido en otro, antes yo era ciego, no veía los frutos verdaderos y ahora los veo. No sé como empecé a ver, pero pienso que el que me dio la luz es una persona de Dios. Y por mucho que le digan a la persona que ha visto la luz que ésta no es verdadera, que él tiene que rezar a otro Dios, al que el no ve, que el que le dio la luz se equivoca, la persona no cree en esto. El dice: yo no sé nada de su Dios, no sé si la persona que me abrió los ojos se equivocó o no; yo sólo sé que antes yo no veía nada y que ahora veo.

Y por mucho que le pregunte a esa persona cómo le abrieron los ojos, él sólo dirá una cosa: se abrieron porque yo supe que el principio de mi vida es el espíritu y al saber esto me transformé.

Por mucho que digan ustedes que la verdadera ley de Dios es la ley de Moisés, que el mismo Dios descubrió a Moisés, que Dios se comunica sólo con los santos y que el que te abrió los ojos es un pecador, la persona responde sólo que no sabe eso y no vio nada y que sólo sabe que era ciego y que ahora ve.

Y yo sé que aquel que me abrió los ojos, es una persona de Dios, porque si no fuera una persona de Dios, no lo hubiera podido hacer. Esa persona sólo confía en el espíritu del hijo de Dios que lleva dentro de sí y no necesita nada más.

Y Jesús dijo: la enseñanza separa a la gente, los ciegos se hacen videntes; pero aquellos que piensan que son videntes, se convierten en ciegos. Si la gente no ve la luz desde su nacimiento, ellos no son culpables y ellos pueden hacerse videntes. Sólo aquellos que afirman que ellos ven cuando en realidad no ven nada, sólo éstos son culpables.

Y comenzaron a discutir los judíos. Ellos decían: él sencillamente se endemonia; otros decían: no puede una persona endemoniada abrirle los ojos a la gente. Y Jesús enseñaba al pueblo. El decía: la gente se entregan a mi enseñanza no porque yo se la demuestro; no se puede demostrar la verdad. La verdad demuestra todo lo demás. Pero la gente se entrega a mi enseñanza porque es única y es conocida por la gente y promete la vida.

Mi enseñanza para la gente es como la voz conocida del pastor para las ovejas cuando él entra por la puerta y las reúne para llevarlas a pastar. Nadie cree en la enseñanza de ustedes porque es ajena a la gente y la gente ven en ella a su lujuria de ustedes. Para la gente es lo mismo que para las ovejas la vista del hombre que no entra por la puerta, pero que salta sobre la cerca. Las ovejas no le conocen, pero sienten que es un asaltante. Mi enseñanza es la única verdadera al igual que la única puerta lo es para las ovejas. Todas sus enseñanzas de la ley de Moisés, todo es un engaño, es igual que los ladrones y los asaltantes para las ovejas. El que se entregue a mi enseñanza encontrará la vida verdadera al igual que las ovejas salen y encuentran el alimento si siguen al pastor, pues el ladrón sólo viene para robar, asaltar y asolar; y el pastor viene para dar alimento y dar vida. Y sólo mi enseñanza promete y da la vida eterna.

Los pastores a veces son unos dueños para los que las ovejas constituyen la esencia de su vida y que dan su vida propia por las ovejas, éstos son verdaderos pastores. Y hay pastores asalariados que no se preocupan de las ovejas porque éstas no son propias y son tales, que si viene un lobo, abandonan las ovejas; éstos no son los verdaderos pastores. Pues así sucede con los maestros que también pueden ser no verdaderos y a los que no les importa la vida de la gente, pero los hay verdaderos que dan su alma por la vida de la gente. Mi enseñanza consiste en dar la vida propia por la gente. Nadie me la quita, pero yo voluntariamente la doy por la gente para recibir la vida verdadera. Este mandamiento los recibí de mi Padre. Y al igual que mi Padre mi conoce, yo conozco a mi Padre y por eso dedico mi vida a la gente. Por eso mi Padre me quiere, porque yo cumplo sus mandamientos.

Y toda la gente, no sólo aquí y ahora, todos entenderán mi voz y todos coincidirán en una cosa, toda la gente estará integrada y única será su enseñanza.

Y los judíos lo rodearon y le dijeron: todo lo que tú dices es difícil de entender y no coincide con nuestra escritura. No nos tortures, dinos sencilla y directamente si eres el Mesías que según nuestros libros debías venir al mundo. Y Jesús les dijo: yo ya les dije a ustedes quién era yo. Soy lo que les he dicho. Si no creen en mis palabras, crean en mis hechos, en la vida en Dios que yo llevo; por ellos ustedes comprenderán quién soy yo y para que he venido. Pero ustedes no creen porque no me siguen. El que me sigue y hace lo que yo dogo, entonces es que me entiende. Y el que comprende mi enseñanza y la cumple, entonces reciben la vida verdadera. Mi Padre las unió en mí y nadie nos puede separar. Yo y el padre Dios somos uno.

Y los judíos se ofendieron con estas palabras y tomaron las piedras para apedrearlo. Pero él les dijo: yo les he enseñado muchas cosas buenas a través de mi Padre, ¿por cuál de estas cosas buenas quieren ustedes apedrearme? Ellos dijeron: no por las cosas buenas queremos apedrearte, sino porque tú, persona, te hacer pasar por Dios. Y Jesús les respondió: pues eso mismo se dice en su escritura de ustedes; se dice que el mismo Dios le dijo a los malos gobernantes: ustedes son Dioses. Si él llamó Dios a gobernantes malos, entonces por qué consideran ustedes un sacrilegio que se llame hijo de Dios aquello que Dios, con amor, envió al mundo.

Cualquier persona es espiritualmente hijo de Dios, si yo vivo de acuerdo a la ley de Dios, entonces de acuerdo a mi vida ustedes podrán creer que yo estoy en Dios. Y entonces comprendan; que el padre está dentro de mí y que yo estoy dentro de él, que yo y el padre somos uno.

Y dijo Jesús: mi enseñanza es el despertar de la vida. El que crea en mi enseñanza, aunque esté muriendo carnalmente, quedará vivo. El que vive no muere.

Y los judíos no sabían qué hacer con él y no podían juzgarle. Y se marchó de nuevo al Jordán y se quedó allá. Y muchos creyeron en su enseñanza y decían que ésta es verdadera al igual que la enseñanza de Juan. Pues bien, muchos creyeron en su enseñanza. Y preguntó una vez Jesús a sus discípulos: ¿díganme, cómo puede la gente entender mi enseñanza sobre el hijo de Dios y sobre el hijo del Hombre? Ellos dijeron: unos lo entienden igual que la enseñanza de Juan, otros igual que la profecía de Elías, mientras que otros dicen que se parece a la enseñanza de Eremías y comprenden que tú eres profeta. Él dijo: ¿y ustedes cómo entienden mi enseñanza?

Y Simón Pedro le dijo a él: creo que tu enseñanza consiste en que tú eres el hijo electo de Dios vivo. Tú enseñas a la gente que Dios es la vida en persona.

Y le dijo a él Jesús: tú eres feliz, Simón, porque has comprendido esto, el hombre no pudo haberte descubierto esto. No una dicernición carnal y no yo con mis palabras te descubrí esto, sino Dios, el Padre mío, quien te abrió directamente esto. Y en esta comprensión se basa la reunión de gentes para quienes no hay muerte.
Теги: jesucristo
Комментарии (0)

Нет комментариев. Ваш будет первым!

Добавить комментарий

Уси-Уси – сайт обо всём живом, пространстве и времени

Внимание Ваш браузер устарел!

Мы рады приветствовать Вас на нашем сайте! К сожалению браузер, которым вы пользуетесь устарел. Он не может корректно отобразить информацию на страницах нашего сайта и очень сильно ограничивает Вас в получении полного удовлетворения от работы в интернете. Мы настоятельно рекомендуем вам обновить Ваш браузер до последней версии, или установить отличный от него продукт.

Для того чтобы обновить Ваш браузер до последней версии, перейдите по данной ссылке Microsoft Internet Explorer.
Если по каким-либо причинам вы не можете обновить Ваш браузер, попробуйте в работе один из этих:

Какие преимущества от перехода на более новый браузер?

  • Скорость работы. Веб-сайты загружаются быстрее;
  • Веб-страницы отображаются корректно, что снижает риск пропуска важной информации;
  • Больше удобств в работе с браузером;
  • Улучшена безопасность работы в интернете.